Uno de los fundamentos básicos para tener éxito en la vida o en cualquier actividad es el tener claridad. Saber lo que se quiere es la brújula que nos guía. No saberlo nos estanca o nos conduce al azar. En lo referente a buscar trabajo, casi nadie que yo conozca piensa que pueda o deba definir con claridad qué es lo que quiere. La cultura laboral que hemos absorbido los mexicanos establece que cualquier trabajo que nos den es bueno, porque finalmente, el que paga manda, ¿no?, así que nos consideramos afortunados con tener un ingreso para poder sobrevivir y muchos sufren en puestos mediocres, dentro de empresas que no los valoran. La diferencia entre quienes trabajan donde no quieren y quienes están donde soñaron, es que los segundos tomaron medidas sistemáticas para estar allí.  Las tres etapas 1.  Haz tu ‘top ten’ ¿En qué empresas te gustaría trabajar? ¿Por qué? Si sabes en qué empresa quisieras estar, probablemente es porque sabes de su prestigio y sus buenas prácticas laborales. Si no tienes ni idea, es momento de empezar a trabajar por tu futuro. Haz una lista de las 10 empresas en que te gustaría trabajar. Investiga. Una buena idea es empezar por las empresas que encuentras en nuestro portal www.revistauniversolaboral.com. Aprende sobre su giro de negocios y date cuenta cuáles tienen espacio para personas de tu especialidad. Anota en tu lista, de más a menos, los nombres de las empresas que más te atraen y los motivos. No lo hagas superficialmente, tómate tu tiempo para investigarlas a fondo. Entra en sus sitios web, lee sobre sus planes de carrera, de capacitación, políticas de equidad y más. Desecha aquellas en las que tu área de especialidad no encaje, por más atractivas que te parezcan. 2.  Transfórmate Muy bien. Ya sabes cuáles empresas serían ideales para ti. Ahora debes evaluar si tú eres ideal para esas empresas. Si te propones seriamente formar parte de una de ellas, debes averiguar con precisión lo que ellas necesitan y, si no eres lo que requieren, trabajar para transformarte en el candidato ideal. Si tu propósito es firme, estarás dispuesto a especializarte, estudiar un posgrado, tomar experiencia en ciertas áreas en otras empresas, para irte convirtiendo en aquello que tu empresa ideal estaría dispuesta a contratar. 3.  Lanza tu red Haz networking en torno a tu objetivo. Debes ser metódico y paciente. Mediante tu perfil en LinkedIn (porque tienes un perfil en LinkedIn, ¿verdad?) localiza a tus empresas target y sigue estos sencillos pasos que te ayudarán a estar en la mira: Si a la observancia cuidadosa de estas tres etapas le agregas la suficiente perseverancia y afán de superación, puedes estar seguro que, eventualmente, conseguirás tu objetivo. ¡Mucho éxito! Enlace Original
¡Lo Nuevo Blog! Coaching para el Servicio - [El Diamante para incrementar tus Ventas]El Servicio al Cliente es una de las ventajas competitivas más importantes de las empresas exitosas, es un estilo de vida de las organizaciones en el que todos los empleados creen, sienten y actúan para crear clientes satisfechos en este grupo selecto de em... ¡Vamos!