Si hay un problema que preocupa a empresas grandes y pequeñas es el agotamiento de sus modelos de negocio, que poco a poco van dando síntomas de estancamiento… sin embargo, dentro de todas las organizaciones existe un tipo especial de empleado que no se contenta y que está dispuesto a aportar ideas y trabajar en ellas: los intraemprendedores. Aunque suelen ser perfiles complejos de gestionar, como más adelante veremos, la realidad es que se trata de uno de los activos más valiosos de cualquier organización, ya que no sólo son capaces de adaptarse al cambio, sino que ellos mismos lo promueven… lo que a medio/largo plazo puede ser la diferencia entre un declive progresivo de las ventas o una nueva y prometedora línea de negocio que salve la empresa. Sin duda es una buena idea innovar a través de los intraemprendedores, como ya discutimos hace algún tiempo.
Un intraemprendedor reúne lo mejor de ambos mundos: es un empleado comprometido que está dispuesto a aportar ideas y emprender dentro de la empresa
Lo más sorprendente de este tipo de personas es que se sienten identificadas con la cultura de la empresa y hacen suyos los objetivos corporativos, en lugar de optar por abandonar la empresa y lanzar su idea de forma independiente y por su cuenta… es decir, se trata de personas que reúnen lo mejor de ambos mundos: son emprendedores dispuestos a poner toda la carne en el asador, sin miedo a crear algo nuevo y arriesgarse, y a la vez son empleados comprometidos con la empresa ¿se puede pedir más?

¿QUÉ FACTORES DEFINEN A UN INTRAEMPRENDEDOR?

Sin embargo, y a pesar de que el intraemprendimiento (del inglés intrapreneurship) es posiblemente uno de los factores más decisivos en el éxito futuro de una empresa, y que desde la dirección de empresa se quiere potenciar, la realidad es que en la práctica no sólo se ignora sino que a menudo se “persigue” a éste tipo de perfiles. ¿Por qué?
  • Son personas críticas con la forma establecida de hacer las cosas, y no aceptan los “siempre se ha hecho así”
  • Suelen tolerar mal la creciente burocracia que impera en las empresas, y buscan (y encuentran) formas de saltársela
  • No tienen miedo a decir lo que piensan, lo que los convierte en empleados “incómodos”
  • Son flexibles y ágiles, y valoran por encima de todo los actos (contras las “medallas”)
  • Están comprometidos con el futuro de la empresa, no con los objetivos particulares del reino de taifas creado por su superior directo.
  • Tienen entusiasmo y ganas de cambiar, y no perciben el cambio como algo negativo sino como una oportunidad
  • Aunque pueden tener cualquier “antigüedad”, suelen ubicarse en el tramo donde ya conocen bien la empresa y sus procesos pero todavía no han perdido la ilusión (algo que, aunque depende mucho del carácter, pasa antes o después)
Hace ya algún tiempo hablábamos de la importancia de poner un Pepito grillo en cada empresa, y como en aquella ocasión, debemos superar nuestros recelos y miedos y atrevernos a explotar el talento oculto en nuestra empresa, por complicado que esto sea.

¿CÓMO PODEMOS POTENCIAR EL INTRAEMPRENDIMIENTO?

Lo primero que debemos tener claro es que el intraemprendimiento, al igual que la innovación,no se “crea” en vacío, ni mucho menos. Lo sepamos o no, ahora mismo hay decenas de intraemprendedores dentro de tu empresa, que informalmente están creando o mejorando productos y procesos de tu empresa, a menudo en su tiempo libre. De lo que se trata es de ayudar e incentivar a éste tipo de empleados, ya que son elemento clave en el futuro de la empresa. Para ello deberíamos al menos:
  1. Diseñar procesos específicos para detectarlos, algo que no es trivial ya que a menudo están actuando “por debajo del radas”
  2. Ofrecer un apoyo y estructura especial, ya sea a través de un programa de intraemprendedores o de incubadoras de ideas internas…etc.
  3. Establecer un entorno de trabajo que potencie la creatividad y la confianza, y donde las ideas puedan fluir
  4. Crear una cultura de tolerancia al fracaso, donde se valore más la gente que (de forma controlada) se arriesga y crea que el que no hace nada.
  5. Diseñar un proceso de valoración de ideas ágil, poco burocrático y con criterios transparentes, y sobre todo, que no obligatoriamente deba pasar por su superior
  6. Reconocer el trabajo del intraemprendedor, dotándolo de visibilidad y reconociéndolo (aunque no es la principal motivación, es importante un reconocimiento… no necesariamente económico, pero sí tangible e importante ya que si no puede provocar justo el efecto contrario)
  7. Ofrecer tiempo a los intraemprendedores para desarrollar mejor las ideas (ya que al principio cualquier idea es débil, como veíamos al hablar de los mantras de la innovación en Ideo)
intraemprendedores-proceso-ideas-empresa
Seguiremos hablando de los intraemprendedores en el futuro, ya que parte de la actividad profesional se centra cada vez más en ellos… así que aprovecha. Enlace Original
¡Lo Nuevo Blog! Coaching para el Servicio - [El Diamante para incrementar tus Ventas]El Servicio al Cliente es una de las ventajas competitivas más importantes de las empresas exitosas, es un estilo de vida de las organizaciones en el que todos los empleados creen, sienten y actúan para crear clientes satisfechos en este grupo selecto de em... ¡Vamos!